Hilos tensores

cabecera-hilos-tensores

¿Para qué se utiliza el tratamiento?

Los hilos tensores espiculados se aplican para reafirmar y fortalecer la zona de la piel tratada. Además de su efecto tensor, los hilos tensores estimulan la producción de colágeno y elastina en la dermis, mejorando la firmeza y elasticidad de la piel.

Sus efectos son inmediatos y cuando se utilizan en tratamientos faciales se consigue un rejuvenecimiento de la cara y el cuello bastante notable, confiriendo un aspecto muy natural y sin alterar la expresión del rostro.  También se obtienen excelentes resultados al aplicarlos para  regenerar la flacidez en otras zonas del cuerpo.

Los hilos tensores espiculados están indicados para:

  • Atenuar las arrugas de la frente, del contorno de ojos y peribucales.
  • Elevar mejillas y cejas.
  • Reducir las arrugas de expresión en el rostro.
  • Reafirmar el perfil facial, el cuello y escote.
  • Reducir el doble mentón o papada.
  • Reafirmar la cara interna de brazos y muslos.
  • Tratar la flacidez en el abdomen y zona periumbilical.

¿Cómo se realiza?

Es una técnica de medicina estética prácticamente indolora, muy segura y  de resultados instantáneos. Los hilos tensores están compuestos de materiales reabsorbibles y totalmente compatibles con el organismo. Su efecto suele ser duradero y se pueden realizar retoques para mantener los resultados.

Los hilos tensores espiculados se colocan debajo de piel, simulando la estructura de una malla mediante una aguja muy fina. Una vez colocados son inapreciables desde el exterior, tanto visualmente como al tacto. El número de hilos tensores que se colocan en cada sesión depende de la zona, su extensión y el estado de la piel donde se van a aplicar. El equipo médico de nuestra Clínica Carmen Zafra en Lucena realiza un estudio previo en cada paciente antes de realizar el tratamiento.

Los hilos tensores también ofrecen resultados muy satisfactorios en combinación con otros tratamientos de medicina estética para obtener un rejuvenecimiento facial global.